San Sebastián, día 5: Trueba coge carrerilla y, con Tavernier, remontan la Sección Oficial

Remonta la Sección Oficial con dos películas que, si el Jurado lo formaran los críticos y periodistas especializados que no lo forman, estarían seguro en el palmarés. Vivir es fácil con los ojos cerrados, la película de David Trueba se llevó ayer la mayor ovación de la prensa. Gustó mucho esta dramedia nostálgica y emotiva que cuenta la historia de un entrañable profesor de inglés enamorado de los Beatles y de sus alumnos. Tengo que confesar que tenía tantas expectativas con esta película que personalmente me decepcionó un poco. La cinta, que desde luego es lo mejor que ha rodado David Trueba, es muy fácil de ver, los personajes cautivan y la historia emociona, pero me pesa un poco su tono-cuéntame y algunos diálogos que resultan impostados y artificiales. Es imposible no firmar la defensa que hace Trueba de la gente buena y sencilla, de esa gente a la que cantaba Machado, y es muy difícil no emocionarse con una historia que está bien contada, pero de ahí a que la película tenga verdadera calidad cinematográfica va un trecho. Con todo, la película de Trueba se ha colocado por méritos propios en el pelotón de cabeza del palmarés.

Me ha gustado bastante la segunda película de la Sección Oficial, Quai d'Orsay, una sátira política dirigida por el veterano cineasta francés Bertrand Tavernier. La cinta, adaptación de un famoso cómic, es divertida y está muy bien escrita aunque se alarga. Con un buen tijeretazo de media hora de su tramo central estaríamos ante una película más que notable.

En la Sección Perlas hoy hemos visto About time que es un drama con toques de humor sobre un joven que tiene el don de viajar en el tiempo. La verdad es que, sin ser ninguna maravilla, la película se deja ver, está bien interpretada,  el tema -tan manido- de los viajes en el tiempo se cuenta de forma simpática y tiene un par de personajes -la madre y la hermana- muy bien escritos.

Comentarios