Visto en Málaga: La maniobra de Heimlich y Todo parecía perfecto

Dos de las apuestas de Zonazine, la sección donde el año pasado disfruté con Ilusión. Todo parecía perfecto es una historia de amor y ensoñación bastante embarullada que, a pesar de sus agujeros, confieso que me cogió...hasta el último tercio. No dura mucho pero con 20 minutos menos quizás hubiera funcionado mejor. En resumen, hubiera sido un digno mediometraje. Parte de la prensa se enfadó con la dedicatoria final "a mi madre que me decía que no hay que entenderlo todo". Sonaba a disculpa porque la verdad es que la película se entiende poco. Con todo, confieso que la historia de un panoli obsesionado por convertir los sueños de su chica en realidad -esas baldosas regadas para que crezcan flores- me inspiró infinita ternura.

El método Heimlich tenía todas las papeletas para convertirse en La ilusión de este año. Metacine otra vez. La historia de un tipo que está rodando una película otra vez. La mezcla de ficción y documental again. Pero la jugada no le sale tan redonda como a Daniel Castro. El método Heimlich tiene aciertos -y nunca pensé que diría que Lucía Etxebarría es un acierto pero meterla en esta peli-disparate lo es- pero le falta gracia y le sobra, también, metraje. Propuesta curiosa y poco más.

Comentarios