Microcríticas: Crónicas diplomáticas


Qué cuenta: Las desventuras de un ministro de exteriores francés dispuesto a todo para consolidar su carrera política. 

Lo mejor: La sátira funciona y hay líneas de diálogo impagables. 

Lo peor: Que la sátira -como la ironía- se aguantan mejor en pequeñas dosis. 

Público: Adulto (si es aficionado a la política, mejor)

En dos palabras: Ingeniosa e intencionadamente oportuna 

Del 1 al 10: 6'5

Comentarios