Microcríticas: El Congreso

Qué cuenta: En un entrono futurista una empresa trata de digitalizar a los actores para evitar que envejezcan.

Lo mejor: El arranque, la radicalidad de la propuesta y lo bien que le sienta a Robin Wright ser un dibujo animado.

Lo peor: El final no satisface las -altas- expectativas de la primera genial media hora.

Público: Joven-adulto cinéfilo.

En dos palabras: Interesante y magnética.

Del 1 al 10: 6'5

Mi crítica en filasiete

Comentarios