En largo: Baratometrajes 2.0

No sé si esto es una microcrítica, una macrocrítica o un híbrido. Solo sé que le debía a Hugo Serra y a Baratometrajes una opinión de su documental que me dejaron hace siglos, que he tardado siglos en ver y que reclaman mi opinión con más paciencia que el santo Job.

La verdad es que les agradezco su insistencia porque tal y como está la cartelera -saturada hasta límites insospechados- o te insisten o te olvidas. Así que, lo primero: perdón por tardar tanto.

Y agradezco también la insistencia porque Baratometrajes es un documental muy bien hecho e interesante (no todo lo que te enseñan pasa los baremos de calidad, si yo os contara...pero este documental los pasa con holgura).

La calidad de la imagen es muy buena, el arranque y la planificación de las entrevistas tiene chispa. Hay agilidad en el montaje. Y el documental tiene ritmo...aunque no hubiera sufrido el resultado metiendo la tijera en algún momento (veo excesiva la repetición de la idea de qué perderíamos si no hubiera cine).

En cuanto al contenido, Baratometrajes es una radiografía de como se está moviendo una parte de la industria del cine en España: con pocos medios, con cero ayudas públicas, con bastantes dificultades y con muchísima ilusión. El resultado, como sabe el espectador entendido que conoce las películas de las que se están hablando, es variado. Hay productos que pueden calificarse de éxitos absolutos (ahí está Paco León) y otros de fracaso, también absolutos. Hay películas de una gran calidad técnica...y otras no tanto. El valor del documental es que da voz a esos realizadores... aunque se echa de menos que hable un poco más de resultados. Y en ese sentido califiqué en Twitter a Baratometrajes de polémico, porque, por una parte, aunque hay que elogiar el trabajo de estos realizadores, que respiran amor al cine por todos los poros, dentro de estos productos hay películas muy conseguidas...y otras que no. Y, ojo, que quizás la culpa no sea de ellas sino de un sistema que está ahogando las posibilidades de muchos buenos cineastas que se verán abocados a rodar dramas intimistas en una habitación de hotel (qué digo de hotel, de la casa del director porque no hay dinero para otra cosa).

Esto se ve en Baratometrajes... pero en el noble empeño de elogiar la ilusión quizás se puede caer en una cierta ingenuidad de pensar que se puede hacer cine con poco dinero o de que todas las películas hechas con poco dinero son buenas si o si. Hay películas que pueden hacerse con poco dinero y otras no. Y el dinero hay que buscarlo y a veces tendrá que salir de ayudas y otras veces de otros sitios. En ese sentido me encanta el enfoque de Baratometrajes que deja a un lado la queja para centrarse en lo posible, en lo que se puede hacer (y ahí pueden encontrar material para un segundo documental: cómo hacer películas de alto presupuesto cuando la industria se ha puesto así de complicada).

Este pequeño pero que le encuentro a Baratometrajes no quita lo que dije y sigo diciendo: que me parece un buen documental, con una magnífica calidad técnica, un enfoque cero plañidero que se agradece mucho e imprescindible para proyectar en todas las facultades de Comunicación Audiovisual. Y no lo digo porque salgan varios buenos amigos míos...pero es que además salen :).

Os dejo la web 

Comentarios