Microcríticas: La dama de oro

Qué cuenta: El periplo -real- de una de las pinturas de Gustav Klimt (Retrato de Adele Bloch-Bauer I) para "viajar" desde Austria (donde estaba por culpa de los nazis) a Nueva York 


Lo mejor: La historia real es poderosa, Helen Mirren está muy bien -como siempre- y Simon Curtis confirma que está dotado de un innegable buen gusto para dirigir películas.

Lo peor: El modo de afrontar los diferentes tiempos de la historia con un exceso de flashbacks algunos poco conseguidos.

Público: Joven adulto, general. Es una película muy gustable.

En tres palabras: Historia, arte y buen gusto 

Del 1 al 10: 7

La crítica completa en Aceprensa

Comentarios