Visto en Málaga 2015: Matar el tiempo

Para matar el tiempo, Robert Walton, un ejecutivo estresado, contrata a una prostituta por internet. Lo que pasará después le va a dejar sin ganas de conectarse para el resto de su vida. Muy original no es el arranque de Matar el tiempo y su exceso de voyeurismo en el tramo inicial, cuando se ve claramente que la relación física entre los dos personajes no va a ser central en la película, dice poco del talento de Antonio Hernández que tiene problemas de ritmo durante todo el alargado metraje (tantas idas y venidas acaban agotando). Dicho esto, la película, aunque bastante prescindible, se salva por una buena integración en la trama de la omnipresencia de las nuevas tecnologías (vistas en su formato más clásico: la web cam de toda la vida) y por la interesante reflexión que hace sobre la necesidad de responder de nuestros actos aunque estos, en principio, sean irreflexivos, caprichosos e incluso arbitrarios.

Comentarios