Microcríticas: Las altas presiones

Qué cuenta: El regreso de un joven -ya adulto- a la ciudad de su infancia: sus amigos, sus exnovias y el peso del recuerdo, el pasado. El conflicto entre la desilusión y la esperanza.

Lo mejor: Su narración a media voz, con un tono intimista que engancha y sin dar explicaciones, dejando casi todo a la interpretación del espectador.


Lo peor: Que habrá quien no entre o quien se desespere en una película que no cierra ninguno de sus conflictos. 

Público: Cuarentañero y cinéfilo.

En dos palabras: Nostálgica y generacional.

Del 1 al 10: 7

Comentarios