Vista en San Sebastián 2015: 21 noches con Patti

Hay un momento de esta película francesa en la que la protagonista le grita a otro de los personajes: "cállate, no me interesan lo más mínimo tus historias sexuales". Fue un momento catártico, de identificación plena con la -últimamente omnipresente- Isabelle Carré. El único problema es que ya llevábamos dos tercios de película y yo hubiera hecho esa afirmación a los 5 minutos. Pero no solo porque no me interesaran esas historias sino nada de lo que me están contando.

21 noches con Patti es una bobada de película francesa, heredera de lo más tonto del cine de Julie Delpy. Una joven francesa viaja a una casa de campo donde acaba de fallecer su madre. Alrededor de la vida de su madre han rondado personajes muy curiosos y, cuando misteriosamente, el cadáver desaparece planea la sospecha de que pueda haber caído en las garras de un necrófilo.

Película inane, de parloteo superficial e irrelevante. Todo -personajes, tramas y desarrollo- es ridículo. Sorprende que algo así pueda concursar en un Festival de Serie A.

Comentarios