Vista en San Sebastián 2015: El apóstata

Reconozco que, cuando terminé de ver esta película pensé que, definitivamente el cine español y la cosa religiosa están enfadados. Especialmente si la cosa religiosa se llama Iglesia católica. El cine francés sabe hacer buen cine religioso serio (y ahí está la maravillosa De dioses y hombres) y el cine italiano se las pinta para hacer buen -o al menos aceptable- cine religioso bufo (y ahí hay una larga tradición desde don Camilo a Nanni Moretti). En el cine español es muy difícil encontrar una película que aborde la cuestión religiosa sin extremismos y con mediana inteligencia.

Y eso que probablemente esta reflexión venga poco a cuento porque El apóstata tiene poco de cine religioso y, de hecho, el protagonista podría apostatar de ser católico o de ser colchonero y el argumento variaría muy poco.

Hay gente a la que esta película le ha parecido la bomba. Yo no he conseguido entrar. Me ha interesado bastante poco, tirando a nada, la vida de un treintañero amuermado incapaz de terminar la carrera, de mantener una relación sentimental o llevar a cabo ningún proyecto vital y que quiere apostatar como si el único problema de su vida fuera ese (otra cosa es que, pese al papeleo, quizás sea el más fácil de resolver...)

Estamos ante una película muy difícil para un espectador medio. Una cinta de largos silencios, de ritmo moroso y que mezcla elementos surrealistas y absurdos en la trama. Yo ni con esas entro. Me quedo fuera... como el protagonista.

Comentarios