Vista en San Sebastián 2015: Lejos del mar

No creo que haya habido en este Festival, al menos hasta ahora, una película más abucheada. Y con razón porque Lejos del mar no tiene por donde cogerla. La historia es la de un preso etarra que sale de la cárcel gracias a la aplicación de la doctrina Parot e irá a trabajar a escasos metros de donde vive la hija de una de sus víctimas. La película cuenta la extraña relación entre el asesino y su víctima. 

Hace falta un guion redondo, unos magníficos intérpretes y un mago en la dirección para sacar adelante una historia así. Y Lejos del mar no tiene ninguno de estos tres elementos. El guion está escrito a brochazos, todo es aleatorio y podría ser así o al contrario, porque no hay ninguna lógica narrativa. El modo de contar no se puede calificar porque es un no-modo. No se cuenta nada. El montaje es torpe y los actores están pesimamente dirigidos. Tanto que se entienden las risas en los momentos dramáticos. En definitiva, una película para olvidar cuanto antes.

Comentarios