Vista en San Sebastián 2015: Les démons

Cuando ya parecía que el Festival había echado el pestillo para que el Jurado deliberara, llega una película -la última de la Sección Oficial- muy potente, oscura como ella sola pero de escritura, imagen, banda sonora e interpretación magistrales. En resumen, toda una candidata a la Concha de Oro.

La canadiense Le démons aborda los demonios de la infancia, algo así como la cara oscura de la película de Marc Recha que acabábamos de ver. El protagonista es otro niño, un chaval que percibe los peligros que le acechan y que tienen nombres como divorcio, enfermedad, violencia o incluso muerte. Percibe también el mal en sus propios juegos y travesuras de niño. Muchos de estos miedos son imaginarios pero otros son demasiado cercanos.

Les démons es de esas películas que te deja el cuerpo cortado de puro mal rollo, para que nos vamos a engañar... pero a Ozon le han dado varios premios en festivales por eso mismo. Aquí hay que reconocer, como en algunas películas del cineasta francés, que al margen de este pesimismo hay una narrativa bien calculada con unas subtramas complejas pero bien hiladas, hay continuos cambios de registro muy sabiamente construidos (ese uso de la banda sonora!) y hay escenas -como la discusión de los padres o la "travesura" de los dos chavales en el gimnasio- que son un prodigio de escritura, de ritmo, de planificación y de interpretación. Todo un broche de oro.

Comentarios