Vista en San Sebastián 2015: Moira

En Georgia, una familia trata de mantener la dignidad frente a un cumulo de sufrimientos que van desde la pobreza, hasta la enfermedad pasando por la cárcel o el desarraigo. Moira es de esas películas que parecen diseñadas especificamente para un Festival como el de San Sebastián. Desde los primeros minutos, no hay drama que se les vaya a ahorrar a los protagonistas. Y entre drama y drama larguísimos silencios y planos eternos. 

Salva a la película la actualidad de la trama principal, que refleja como la crisis económica hace a las personas carne o de cárcel o de las mafias, y un tono moral que eleva varios escalones la cinta y convierte cada punto de giro en un conflicto moral que, en cierto modo, implica también al espectador. Al espectador de un Festival, que es el único sitio donde uno puede disfrutar de una película así.

Comentarios