Vista en San Sebastián 2016. Colossal. Aplaudo con dos manos la marcianada de Vigalondo

Pues ya lo he dicho en el titular. Que estoy dispuesta a sacar los guantes de boxeo para defender al monstruo de Vigalondo. De lo mejorcito que he visto en el Festival. Y es verdad que es una marcianada, que no parece que vaya a ser fácil para el espectador creerse la historia del monstruo coreano. Pero, señores, esto es cine y en el cine pasan estas cosas. Y la magia del cine consiste en mezclar a personajes que podrían ser tu vecina con brujas, hadas y ¿por qué no? monstruos.

La cinta de Vigalondo tiene narrativa, evolución de personajes y, atención, planteamiento, nudo y desenlace. ¿Cuántas hemos visto así en esta edición del Festival de San Sebastián? Muy pocas, casi ninguna. Y las pocas, españolas, por cierto (que están dentro de lo mejorcito del Festival).

Habrá tiempo de escribir más despacio si la cinta se distribuye (que supongo que lo hará) pero, por otra parte, las reflexiones que ha dado la peli para hablar del empoderamiento de la mujer y la lucha contra el maltrato machista son opinables pero muy interesantes. Pero lo dicho, escribiremos.

Del 1 al 10: 8

Comentarios