Vista en San Sebastián 2016: Que Dios nos perdone. Lo avisamos, Sorogoyen apuntaba maneras (y puede ganar la Concha)

Como muchos, soy fan de Stockholm una película que me hizo descubrir un joven director capaz de hacer cosas diferentes. Rodrigo Sorogoyen ha madurado y ha construido una película muy potente, capaz de codearse con los thrillers talla XL.

Lo mejor: El ejemplar cumplimiento de las reglas del género: hay historia bien contada, hay personajes, hay entrega bien dosificada, hay ritmo y hay dominio del montaje. Y está Roberto Álamo fantástico.

Lo peor: A mí la película se me cae bastante en el último tramo, precisamente cuando cambia de género. Eso y que no hace falta ser tan bestia, Rodrigo...que para algo existe la elipsis.

Del 1 al 10: 8


Comentarios