En largo: The neon demon, artificial y decepcionante


Una joven modelo tratará de abrirse paso en el mundo de la pasarela rodeada de la admiración de los diseñadores y la envidia de sus rivales. El joven cineasta danés Nicolas Winding Refn que se convirtió en un director de culto con Drive entrega ahora una sombría y sangrienta visión de la moda.

Hay que reconocer que la película es hipnótica y su mensaje, aunque duro -porque es implacable su crítica a la sociedad de la imagen-, es también necesario.

Pero debajo de este brillante envoltorio hay un exceso de artificio, mucho morbo, mucho gore y muy poca historia y desarrollo de personajes. Todo está tan estilizado, tan exagerado, tan descaradamente manipulado para epatar al espectador que termina siendo no solo irreal -que se le perdonaría a un producto que busca bucear en el aspecto onírico -más de pesadilla que de sueño- de la moda sino definitivamente falso.


De Nicolas Winding Refn esperábamos más y esta fue la razón por la que la película pasó por el Festival de Cannes con mucha pena y sin ninguna gloria

Comentarios